Hechos 1.1-11 - Atos 1.1-11

Auxílio Homilético

25/05/1995

Prédica: Hechos 1.1-11 - Atos 1.1-11
Leituras: Efésios 1.(16-20a) 20b-23 e Lucas 24.(44-49) 50-53
Autor: Delcio Källsten
Data Litúrgica: Ascensão
Data da Pregação: 25/05/1995
Proclamar Libertação - Volume: XX


1. Introducción

Como en la resurrección, la ascensión está indicándonos el poder de Dios en Jesucristo que como tal no queda atado o preso de las fuerzas del mal y de la muerte de este mundo. Jesucristo es presentado victorioso por sobre los poderes que él denuncio y enfrento en favor de la gente y que trataron de silenciarlo con el horror de la muerte en la cruz. Pero no tan solo estamos pensando en quien triunfa, sino especialmente en quien permanece cerca de los suyos para hablar, socorrer, indicar y orientar. Jesus asume una nueva presencia para todos quienes se preparan a escuchar y testificar sobre todo lo que él ha enseñado y para realizar la misión que esas mismas enseñanzas y los tiempos que vivimos exigen.

2. Sobre el texto

En los tres primeros vv. de Hechos l, el autor hace un nexo entre este libro y el Ev. de Lucas. Luego y en el marco de la ascensión son destacadas las instrucciones de Jesus a sus discípulos. La ascensión es particular de Jesus, pero sus enseñanzas y la continuación de su ministério son património de la comunidad (sus discípulos y la Iglesia).

Jesus resucitado habla con los suyos como lo había hecho antes: Esperen, lo dice como antes dijo: Escuchen, o: Síganme. Estamos frente a un mismo nivel en el diálogo. El resucitado se presenta a los suyos en forma idéntica a la de antes para instruirlos. Esperen (...) dentro de pocos dias serán bautizados con el Espíritu Santo. Este anuncio-promesa es el más importante del relato. En el v. siguiente aparece la pregunta sobre el cumplimiento o llegada del Reino, que Jesus posterga como asunto sobre el cual se pueda tener certeza en cuanto a los tiempos y la forma. Eso está sujeto al poder del Padre. El Reino ya está presente y en camino a su plenitud, esto es lo que hay que saber, el Reino muestra sus mayores señales en la vida y obra de Jesucristo. Los cristianos y la Iglesia fiel a su Señor tambien podrán hacerlo, pero su consumación está en manos del Padre.

El v. 8 retoma el asunto del Espíritu Santo para anunciar concretamente la nuva vida en El. En palabras de Jesus: Recibirán poder y saldrán a dar testimonio de mi... Poder para dar testimonio de Jesus. Esa es la urgência, eso está en manos de la comunidad.

La descripción de la ascensión en los vv. 9 y 10 nos señala en un sentido estricto la vuelta de Jesus al lugar de donde había venido, pero es más que eso porque no asciende para apartarse del mundo y de los suyos, sino para quedarse definitivamente con ellos, para siempre, porque está libre de las ataduras del mal y de la muerte, para liberar a los suyos y a su Iglesia de ellas y para dar testimonio del Dios de la vida.

El v. 11 es muy revelador. La aparente ausência o distanciamiento de Jesus no es tal, y este tiempo de una presencia distinta tiene las mismas exigências y promesas que durante su ministério. El estar mirando al cielo — actitud pasiva — no corresponde a los discípulos del Cristo resucitado, sino la acción: dando testimonio de sus enseñanzas, porque su causa, la causa del Reino se estableció con poder y para siempre mediante su resurrección.

3. Sugerencias para la predicación

Una veta posible para ser profundizada es la del poder de Jesucristo, que como tal permanece siempre entre nosotros. Por esa presencia y porque nos sigue hablando y acompañando, tenemos la posibilidad de ponernos en sus manos para servirle y servir a nuestro prójimo. Tènemos la certeza de que él siempre ha de revelarse aún cuando las fuerzas y poderes de nuestro tiempo buscan un mundo donde Dios no hable ni se manifieste, un mundo sin justicia, ni amor, ni compasión.

La realidad de los planes económicos y políticos que nuestros pueblos están viviendo, denota una clara soberbia y omnipotência. Lss personas con sus angus¬tias y problemas, con sus necesidades fundamentales, son lo último que se tiene en cuenta. Esto no es solo una constatación científica, sino que impera un sentimiento en la gente que su vida y lo que les pasa no interesa a gobiemos y autoridades. En muchos casos la fe, la esperanza y las fuerzas para seguir luchando terminan danadas y la resignación ocupa el lugar de ellas.

Quienes tenemos esta responsabilidad de dar un mensaje tenemos la tarea principal de animar y fortalecer en nombre del resucitado a nuestros hermanos olvidados, postergados y desanimados. En este sentido la denuncia de los poderes del pecado, de las representaciones concretas de la injusticia y de todo lo que se opone a la voluntad de Dios y causa sufrimiento a su pueblo debiera estar presente, pero por sobre esto tenemos que dejar bien en claro que Cristo se opone y vence estas cosas, que Cristo está junto a nosotros en nuestras luchas y que él espera que su Iglesia en solidaridad y amor debe dar testimonio de otra realidad.

4. Algunas ideas para la celebración litúrgica

El hilo principal de la celebración debiera señalar el caracter espectante y esperanzado de una comunidad que en su necesidad espera las instrucciones de su Señor, todopoderoso. Seria importante que este énfasis en el poder de Cristo sobre los poderes que dominan el mundo, pero tambien sobre nuestras carencias, pecados y sentimientos que impiden que escuchemos y estemos en Cristo.

El otro aspecto importante a tener en cuenta es que la celebración, que es don de Dios y fruto de nuestra fe, es para la comunidad, es un tiempo de la comunidad que en ese momento y con todos los elementos de la liturgia se expresa señalando, entre otras cosas, una realidad distinta, mejor, similar al reino y a lo que Dios quiere. La celebración debe impulsamos a volver a nuestra vida con renovadas fuerzas y fe. Nuestra experiencia litúrgica del Cristo resucitado que asciende definitivamente sobre el mal de nuestro mundo, debiera ser una instancia superadora de nuestros propios males y limitaciones, debiera transformar nuestra tristeza en alegria, nuestra resignación en esperanza, nuestro encierro en solidaridad.

5. Algunos elementos concretos

La confesión de pecados. En la confesión pueden aparecer motivos generales, pero especialmente seria importante en esta celebración referimos a cuanto estamos dispuestos a esperar de parte de Dios y la forma en que los poderes de este mundo y sus ofertas y presiones, nuestros propios sufrimientos y angustias nos hacen pecar, porque no son sus caminos y respuestas las que finalmente elegimos. Podemos confesar tambien que frente a Cristo que se comunica a su comunidad, nosotros buscamos o caemos en la trampa de la salida personal, desconociendo el poder y los recursos de una comunidad que celebra y vive comunitariamente.

Oración de colecta. Destacamos el poder del resucitado y rogamos que nos permita celebrar con auténtica alegría su presencia, su victoria y sus promesas para todos nosotros.

Oración de intercesión. Podemos mencionar y pedir especialmente por quienes sufren por causa de este órden imperante y que en Cristo puedan recibir las señales de su reino, para sostén, esperanza y fuerza para seguir luchando. Es un momento para acordamos de aquellos hermanos que por causa de enfermedades y sufrimientos se sienten lejos de sus semejantes y tambien de Dios. No elejamos de rogar por quienes tienen poder en nuestros paises y el mundo y especialmente para que los que hacen de él un medio para oprimir o someter, cambien de actitud. Nos acordamos de quienes dan su vida, en cambio, porque el poder y la fuerza sean empleados en favor de la gente, su bienestar y dignidad.

Para la Santa Cena. Seria importante incluir en la preparación para la misma o en la oración eucarística el hecho de que Jesucristo nos da poder y fuerza que recibimos y ponemos en práctica en comunión, al compartir, como los dones de su cuerpo y su sangre, toda nuestra vida.


Autor(a): Delcio Källsten
Âmbito: IECLB
Natureza do Domingo: Ascensão

Testamento: Novo / Livro: Atos / Capitulo: 1 / Versículo Inicial: 1 / Versículo Final: 11
Título da publicação: Proclamar Libertação / Editora: Editora Sinodal / Ano: 1994 / Volume: 20
Natureza do Texto: Pregação/meditação
Perfil do Texto: Auxílio homilético
ID: 14469
REDE DE RECURSOS
+
Hoje, tenho muito a fazer, portanto, hoje, vou precisar orar muito.
Martim Lutero
© Copyright 2022 - Todos os Direitos Reservados - IECLB - Igreja Evangélica de Confissão Luterana no Brasil - Portal Luteranos - www.luteranos.com.br