Mateo 2.1-12 - Mateus 2.1-12

Auxílio Homilético

06/01/2008

Prédica: Mateo 2.1-12 - Mateus 2.1-12
Leituras: Isaías 60.1-6 e Efésios 3.1-12
Autor: Pedro Kalmbach
Data Litúrgica: Epifania de Nosso Senhor
Data da Pregação: 06/01/2008
Proclamar Libertação - Volume: XXXII


1 Introducción

El texto de Mateo 2:1-12 debe ser interpretado a partir de su lugar litúrgico, Epifanía, la aparición-revelación de Jesús el Mesías. Hasta el siglo IV se celebraba en esta fiesta el nacimiento de Jesús. Hoy Epifanía cierra el tiempo de Navidad y señala que ese Jesús de Nazaret, nacido en Belén, es el Mesías esperado. El tema que sobresale tiene que ver con el reinado y el poder de Cristo y se caracteriza con la narración sobre los sabios de Oriente. Importa la finalidad teológica de esta narración. Ella se refiere a un hecho histórico, el nacimiento de Jesús, que debe ser atestiguado como dato histórico, ya que ese nacimiento significa – para el cristianismo – el inicio de una nueva era.

2 Observaciones sobre el texto (Mateo 2:1-12)

Los que se dirigen al rey de los judíos (vs. 2) son del Oriente, personas estudiosas (astrólogos), ajenas a la tradición judía y a la revelación del Antiguo Testamento. Ellos están en búsqueda, saben el “cuándo” del nacimiento de Jesús y van a Jerusalén a informarse sobre el lugar donde podían encontrarlo. Los que saben el lugar en que debía nacer ese rey (el “dónde”) son los escribas y sacerdotes de Jerusalén (vs. 5-6), personas estudiosas del pueblo de Israel. Es interesante observar que quienes conocen la tradición judía y la revelación del Antiguo Testamento (Miqueas 5:2) no reconocen el nacimiento del Mesías, mientras que los sabios del Oriente, ajenos al pueblo de Israel y su tradición, lo reconocen y no se espantan ni se escandalizan con su humildad. Mateo quiere mostrar aquí el rechazo a Jesús por parte del pueblo de Dios (los jefes del pueblo de Israel) y la aceptación por parte de otros pueblos (los sabios del Oriente representan a pueblos con otras creencias que terminan reconociendo a Jesús como el enviado de Dios).

3 Los otros textos

3.1 – Isaías 60:1-6

Este párrafo inicia una sección que se extiende por lo menos hasta el final del capítulo 62. Después de la confesión del pecado de Israel (capítulo
59) Dios renueva su pacto, el cual anuncia la luz de la nueva Jerusalén. El texto está marcado por un espíritu nacionalista, el cual contrasta con el texto de Mateo.

3.2 – Efesios 3:1-12

Antes del nacimiento de Jesús las promesas y el pacto de Dios se limitaban al pueblo de Israel. Su plan para todo el mundo todavía no había sido revelado (vs. 4-6, 8-9). Pablo reconoce que con Jesús se inicia una nueva etapa en los planes de Dios “para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales…” (vs. 10), es decir, a todas las naciones.

4 Énfasis teológicos – apuntando hacia la predicación

Ante la revelación de Dios (Epifanía) existen diversas maneras de reaccionar y de “dejarse tocar” por ese hecho:

a) Los sabios del Oriente (la elite espiritual del paganismo) están en una profunda búsqueda. Como tales representan a todos los seres humanos que están buscando algo que va más allá de la sabiduría humana, algo mucho mayor e importante que el poder de los imperios y el poder de lo que la humanidad puede fabricar. Estos sabios representan a las personas que están en camino, que dejan de lado lo conocido y seguro y se dirigen a lo prometido pero todavía no visto (es lo que Abraham también había hecho). Este “caminar/estar en movimiento” es profundamente desafiante pues para muchas personas el hecho de “ponerse en movimiento” despierta miedos, inseguridades, angustia. La naturaleza humana nos lleva a aferrarnos a las “seguridades mundanas y materiales” hasta el punto de inmovilizarnos para lo nuevo (por miedo a perder esas “seguridades”), también para lo que somos llamados por Dios.

b) Los principales sacerdotes y escribas de Jerusalén conocían las escrituras, estaban informados sobre el lugar en que iba a nacer el Salvador (vs. 5-6). Sin embargo, al escuchar sobre ese nacimiento ellos no se movilizaron. Esta es otra posibilidad de reaccionar ante la revelación de Dios. Tener conocimiento teórico sobre la gracia pero no dejarse interpelar ni “beber/vivir” a partir de la misma. Estos sacerdotes y escribas representan una fe estancada, una fe de “letras”. Ellos saben todo, conocen a los profetas, conocen los Salmos y reconocen que “su lugar de nacimiento es en Belén”. Sin embargo no se les ocurre partir/ponerse en camino hacia Belén. Las ansias y el deseo de los sabios del Oriente contrasta con la indiferencia y quietud de los sacerdotes y escribas. Es como si dijeran: “Nosotros tenemos la Palabra, conocemos todo”. Como si fueran los dueños y administradores de la Palabra de Dios y no necesitaran buscarlo ni preguntar por Él.

c) Otra forma de reaccionar es la del miedo. Cada ser humano tiene su “reino” en el cual quiere ser rey y reinar él solito. Al enterarse sobre el nacimiento del rey de los judíos, Herodes se asusta e inmediatamente planifica eliminarlo para continuar él solo como rey. La posibilidad de la existencia de otro rey ponía en peligro sus privilegios, esto le daba miedo y le producía una gran inseguridad.

La narración nos muestra que aferrarse a las seguridades humanas lleva al miedo y a ataduras que no permiten la libertad. Querer manejar la vida fundamentalmente según los propios cálculos y planes no permite vivir la alegría que nos es dada por Dios. Nos cierra para lo “nuevo” y “diferente” que Dios nos da.

La estrella que guió a los sabios coloca todo en movimiento, pone todo “patas para arriba” e indica cuál es el centro. En ese centro no están Herodes, ni los sacerdotes, ni los sabios. En el centro está el niño. En él reluce la gloria y la maravilla de Dios y es hacia él que se dirige todo. Los que en cuestiones de religión y de fe eran expertos no supieron discernir el centro y los que en esas cuestiones eran principiantes salieron a buscar, a averiguar, ellos estaban libres para dejarse guiar y sorprender.

Preguntas a modo de reflexión: ¿Cuál es nuestra reacción/la de la comunidad ante la epifanía de Dios? ¿En qué medida nos toca y nos dejamos tocar por ello? ¿Cuál es la “estrella” que nos guía/guía a la comunidad en el camino? ¿Estamos en camino/caminando o ya resignamos y dejamos de caminar? El salto que hizo Abraham al dejar todo lo conocido y seguro confiando exclusivamente en la promesa de Dios, al igual que los sabios, muestra una búsqueda de algo que va más allá de lo que podemos ver y tocar. ¿Nos sentimos movidos y motivados por esa búsqueda confiando exclusivamente en la promesa de nuestro Dios? ¿En qué medida nos parecemos a los escribas y sacerdotes? ¿En qué medida nos parecemos a Herodes?

5 Para la celebración

Oración de intercesión:

Querido Dios, tú nos amaste primero y nos sigues amando. Tú enviaste a tu Hijo entregándote a nosotros y te sigues entregando. Tú te colocaste a nuestro servicio y nos sigues sirviendo. Es por eso que también nosotros podemos amar, entregándonos y sirviendo a las demás personas.
Te pedimos por las personas, que al igual que aquellos sacerdotes y escribas, no están libres como para dejarse alegrar por lo nuevo que tú traes, y que no se dejan sorprender por la venida de tu Hijo a este mundo. Te pedimos que ablandes sus corazones y que los liberes de falsas certezas y falsas seguridades.
Misericordioso Dios, pedimos por las personas que tienen miedo de perder el propio “reino” y que por eso se cierran a tu mensaje de amor, de justicia y de vida digna. Házte presente en sus vidas para mostrarles que tú eres el Señor sobre todas las cosas y el único dador de vida. Permite que ellas pierdan el miedo para entregarse confiadamente en tus manos.
Buen Dios, pedimos por las personas que están enfermas. Házte presente en sus vidas, dales tu sustento para que puedan recuperarse. Otórgales el apoyo diaconal de familiares, de amigos y de la comunidad.
Querido Dios, te pedimos por esta comunidad, y por todas las personas que se desempeñan en tu causa y que desean servirte. Intercedemos por todas las comunidades cristianas y por nuestra iglesia. Para que podamos ser fieles testigos tuyos en este mundo que está tan cargado de dolor y de egoísmo.
Buen Dios, intercedemos por las familias que enfrentan situaciones de conflicto por causa de una crisis conyugal, por causa de la dependencia del alcohol o de otras drogas; por causa de la falta de trabajo, o de otro problema. Dales tu Espíritu para que en medio del conflicto puedan encontrar la orientación y la sabiduría necesarias y que así pueda reinar el diálogo y la búsqueda sincera de soluciones.
Querido Dios, te pedimos por los que han perdido a un ser querido, para que encuentren personas sensibles y compañeras que las acompañen en el tiempo de luto.
Dios Padre, todopoderoso, te pedimos por los gobernantes y por todas las personas que tienen cargos de responsabilidad en el Estado y en las demás instituciones. Ábreles el corazón y las mentes para que puedan ejercer su responsabilidad con sabiduría y sensibilidad. Para que trabajen y gobiernen en función de la dignidad de las personas y no de los propios intereses y del propio bolsillo. Dáles la sabiduría, las fuerzas y el coraje necesario. Amén.

Bibliografía

BONNARD, Pierre. Evangelio según San Mateo. 2.ed. Madrid: Ediciones Cristiandad, 1983.
MUELLER, Hans Martin; BEUTEL, Albrecht. “Epiphanias: Matthaeus 2:1-12”. In: KRUSCHE, Peter; ROESSLER, Dietrich; ROESSLER, Roman. Predigtstudien fuer das Kirchenjahr 1990/91: Perikopenreihe I – Erster Halbband. Stuttgart: Kreuz Verlag, 1990.
 


Autor(a): Pedro Kalmbach
Âmbito: IECLB
Natureza do Domingo: Epifania

Testamento: Novo / Livro: Mateus / Capitulo: 2 / Versículo Inicial: 1 / Versículo Final: 12
Título da publicação: Proclamar Libertação / Editora: Editora Sinodal / Ano: 2007 / Volume: 32
Natureza do Texto: Pregação/meditação
Perfil do Texto: Auxílio homilético
ID: 18557
REDE DE RECURSOS
+
Foi assim que Deus mostrou o seu amor por nós: Ele mandou o seu único Filho ao mundo para que pudéssemos ter vida por meio dele.
1João 4.9
© Copyright 2021 - Todos os Direitos Reservados - IECLB - Igreja Evangélica de Confissão Luterana no Brasil - Portal Luteranos - www.luteranos.com.br