Mateo 5.13-16 - Mateus 5.13-16

Auxílio Homilético

28/07/1985

Prédica: Mateo 5.13-16 – Mateus 5.13-16
Autor: Atílio Juan Hunzicker
Data Litúrgica: 8º. Domingo después de Trindade
Data da Pregação: 28/07/1985
Proclamar Libertação - Volume X

l — Texto, contexto y estructura

Los cuatro versículos del texto de Mateo son palabras de Jesús dirigidas a sus disípulos, en el contexto mayor del Sermón del Monte.

Los vv. 13-16 sirven de nexo a 1-12 y 17 ss. —

condición                          función                               misión

Bienaventurados              Metáforas                        (responsabilidad)
en relación al                   sal de Ia tierra                   19b. observar, ensenar
Reino                                luz del mundo                   20. mayor justicia que...

Los bienaventurados por Ia participación por mi causa, los que tendrán recompensa, tienen una función en el mundo entre los hombres. Esta función es activa: Observando, enseñando, practicando en forma radical Ia justicia y la ley del Reino.

La estructura del texto podemos gratificarla así:

V. 13. Ustedes son ......... sal
Vv. 14-15. Ustedes son ......... luz
                                          V. 16. Brille así....para que vean y glorifiquen.

El v. 13 tiene un carácter diferente a los siguientes (Mc 9,50 y Lc 14,34-35). El nexo que Mateo utiliza es ustedes son. El carácter es un señalamiento sobre una función desvirtuada: si no sierve... se tira.

Los vv. 14-15 presentan dos metáforas sobre Ia luz, que apelan a Ia experiencia cotidiana y al sentido común: a) la luz que sobresale es imposible ocultar, b) Ia luz en si misma acarrea su función, c) nadie enciende una luz para permanecer en Ia oscuridad.

El v. 16 cierra la perícopa extrayendo la expectativa y la finalidad de la función: para que vean y glorifiquen (los hombres).

II - Palabras

Sal: además de Ia función cotidiana de salar los alimentos, aparecen conotaciones cúlticas y sacrificiales. En nuestro texto no creemos que su significado este más allá del de dar sabor, gusto.

Luz: En nuestro texto el sentido de Ia palabra es funcional. Luz para faro, lucero, linterna, todos instrumentos. No creemos conveniente similar a este contexto el uso que hacen Juan o Pablo de Ia palabra.

TA K ALA ERGA: esta frase puede acarreamos discuciones clásicas que pueden desviamos de Io central. Queda claro que estas palabras no se refieren a ser modelo o protótipos de virtud para una imitatio. Se está hablando de cumplir con eficacia Ia función del discipulado sirviendo como sal y luz en función del Reino.

Ill — Meditación

Según el orden de Mateo, Jesús está aclarando, delimitando el discipulado. Está especificando el rol que (estoca en el Reino. No Ias está alabando. Les está marcando Ia importância y Ia difícil tarea por realizar. Este es un rol activo, casi una tarea manual, física, de sudor y lágrimas. Si ellos son o pueden Ilegar a ser bienaventurados, no ilgnifica que de allí en más serán consumidores de gracia, no son cineofilos de Ias películas de Jesús. Ni religiosos dominicales. No son Ia hinchada del equipo de Jesús, son los jugadores. No son expectadores ni receptores pasivos de salvación. Son actores, instrumentos en el plan salvífico de Dios. Hasta dar Ia vida por Ia causa del Reino.

El ustedes son Ia sal y Ia luz, es inseparable de Ia relación con los bienaventurados, al igual que de Ia práctica radical de Ia justicia y de Ia ley del Reino.

Nos parece importante incluir Ia ambientación donde estas palabras de Jesús son dichas. Hay que oírlas al aire libre, a Ia intempario, en Ia montaña, con el pueblo (populacho) y los discípulos a su lado escuchando. Sin esa imagen en nuestra retina el texto se ahueca. Solamente ante ese cuadro desolado (que bien podría haber pintado Goya, El Bosco o Picasso) de Ia multitud miserable, Ias palabras de Jesús a sus discípulos se Ilenan de sentido. Porque Dios los ama (al populacho), ustedes (que también salieron de ese pueblo) deben ser sal y luz. Ser discípulo de Jesús significa aceptar con gozo su predilección por los MAKARIOI y Ilegar a ser un MAKARIOS.

Pero, como cumplir con esta tarea eficazmente? Como no tornarse sal desvirtuada? Como no ocultar Ia luz por negligencia, por modéstia, por miedo? Como manejar Ia sal equilibradamente.

sin dejar Ia comida desabrida, pero tampoco incomible? Como alumbrar sin encandilar? Como alumbrar con Ia intensidad justa que no deje al otro con Ia vista enferma? Como alumbrar y salar hoy en nuestro mundo, en nuestro tiempo?

En primer lugar resulta difícil hacer vivir este texto en nuestras congregaciones de clase media, cuando al comenzar el culto cerramos Ias puertas del templo y nos separamos del ruído de Ia ciudad. Donde queda el pueblo por quien y para quien Jesús recuerda a sus discípulos que son sal y luz?

Sal y luz en los almuerzos de beneficio de nuestras congregaciones, en los templos con aire acondicionado. Sal y luz en nuestro autoabastecimiento religioso. Quizás como cristianos nos hemos alejado de Ia realidad existencial donde Ias palabras de Jesús son palabras de Dios.

Sal y luz en Ia intempérie de Ias calles, en el sol que quema, en el frio que entumece, en Ia Iluvia que cala los huesos. Esa intempérie el Ia cual transcurre Ia vida de miles de bienaventurados. Es Ia realidad física, atmosférica y existencial Ia que colma de sentido a Ias palabras de Jesús.

Es en Ia gran ciudad de nuestros países, con el hacinamiento, Ia soledad, Ia indiferencia, Ia violencia cotidiana donde debemos salar y alumbrar. Es en Ia miseria del campo, del que ya no sabe caminar derecho porque su espalda solo sabe estar doblada sobre Ia herramienta de labranza. Es en los caminos polvorientos o en los barriales de Ias zonas inundadas donde Jesús dice que brille vuestra luz. Allí, si somos discípulos, salimos y salamos y alumbramos. Allí está Ia tarea de Ia iglesia que se sabe pecadora, pero se reconoce instrumento de Dios.

IV — Predicación

Para una predicación de púlpito se puede armar algo con Io anterior, señalando ejemplos concretos donde Ia congregación está Ilamada a salar y alumbrar. Se pueden señalar caminos para un discipulado más eficaz.

Para una predicación dialogada podemos ensayar formas donde los aspectos de sal y luz se tornen palpables: 1. Dejar el templo en semi-penumbra y a partir de allí dialogar sobre Ia luz, 2. Colocar en el frente un reflector que enfoque a Ia congregación y hablar sobre Ia luz y leer el texto.

Si añadimos Ias bienaventuranzas al texto y centramos Ia temática más en dirección del donde salamos y alumbramos podemos proyectar diapositivas que nos parezcan que representen a los bienaventurados y después dialogar con Ia congregación. Podemos trabajar con preguntas como: Qué cosas serían diferentes, si los cristianos saláramos y alumbráramos bien? Como deberíamos orar para alcanzar un discipulado más fiel.


Autor(a): Atílio Juan Hunzicker
Âmbito: IECLB
Natureza do Domingo: Pentecostes
Perfil do Domingo: 9º Domingo após Pentecostes
Testamento: Novo / Livro: Mateus / Capitulo: 5 / Versículo Inicial: 13 / Versículo Final: 16
Título da publicação: Proclamar Libertação / Editora: Editora Sinodal / Ano: 1984 / Volume: 10
Natureza do Texto: Pregação/meditação
Perfil do Texto: Auxílio homilético
ID: 14671
REDE DE RECURSOS
+
Continuem a crescer na graça e no conhecimento do nosso Senhor e Salvador Jesus Cristo.
2 Pedro 3.18
© Copyright 2019 - Todos os Direitos Reservados - IECLB - Igreja Evangélica de Confissão Luterana no Brasil - Portal Luteranos - www.luteranos.com.br